jueves, 5 de enero de 2017

Economistas vs. santeros ¿Qué le espera a los cubanos en 2017?

Economistas vs. santeros: ¿Qué le espera a los cubanos en 2017?
Rosa Tania Valdés

Babalawos cubanos dicen que el 2017 será de "desenvolvimiento económico,
firme y seguro", pero destacados economistas contradicen el pronóstico
con contundentes datos que apuntan a que podrían estar terminando "los
15 minutos de fama" que vive la isla.
Mientras los babalawos adelantan profecías de buenos augurios en lo
económico para el 2017, prominentes economistas cubanos contradicen los
pronósticos de un sistema que no consigue salir a flote.

Los datos contundentes de la ciencia contradicen el pronóstico de la
religión yoruba y limitan las esperanzas.

Cuba cerró el 2016 en recesión, con un decrecimiento del 0.9 por ciento
debido en gran medida a la crisis de su aliado venezolano.

Ni las tímidas reformas, ni el acercamiento a Estados Unidos y Europa
hicieron el milagro esperado.

El economista Pavel Vidal, estudioso de la banca cubana, dijo
recientemente en un artículo publicado por la agencia IPS que el fracaso
parte de la falta de claridad respecto al modelo económico que aspiran,
la resistencia a los cambios y la incapacidad institucional y técnica
para conducir las reformas. Vidal cita en último lugar el embargo
estadounidense.

En el minucioso artículo, el economista basado ahora en la Universidad
Javeriana de Cali, Colombia, pone en duda el pronóstico de crecimiento
del 2 por ciento del PIB cubano previsto por el Gobierno para este año.

"Muy probablemente esta perspectiva tiene como punto de partida el
incremento que ha presentado el precio del barril de petróleo durante
los últimos tres trimestres y algunas proyecciones internacionales que
lo sitúan en mayores niveles para el año 2017, lo cual favorece el
desempeño de la economía venezolana y abre la posibilidad de que se
estabilizarán los envíos de petróleos a la isla y los pagos de los
servicios médicos cubanos", escribió.

Explica que el Gobierno comunista basa además su pronóstico de eventual
alza económica en la puesta en práctica de una política fiscal expansiva
anticíclica.


El déficit fiscal presupuestado para el año 2017 equivale a 48 por
ciento del valor de las cuentas de ahorros de las familias, calcula
Pavel Vidal.
Jugando con el ahorro de la gente

La emisión de bonos para financiar el déficit fiscal, -que a su vez
respalde el aumento del PIB-, es otra de las políticas cubanas, expresó
Vidal.

A 11.500 millones de pesos, o el 12 por ciento del PIB, ascenderá el
déficit fiscal cubano, el más alto en términos porcentuales desde 1993.

Vidal admite que "es atinado" financiar el déficit fiscal con emisión de
bonos públicos que comprarán los bancos estatales cubanos, pero a la vez
advierte sobre los riesgos.

El déficit fiscal presupuestado para el año 2017 equivale a 48 por
ciento del valor de las cuentas de ahorros de las familias, calcula Vidal.

"Los bancos están empleando los ahorros de las familias para comprar los
bonos públicos, por tanto, el gobierno tiene la responsabilidad de
obtener ingresos fiscales futuros y equilibrar las cuentas públicas para
cumplir sus compromisos con los bancos y, en última instancia, con los
ahorradores", advirtió Vidal.

"El gobierno solo está ganando un año de tiempo, en el cual deberá
aplicar algunas de las reformas estructurales pendientes y necesarias
para sacar en firme a la economía de la recesión", concluyó.

A "incorporar el riesgo a nuestro ADN", insta economista cubano, Juan
Triana.
El que no se arriesga, ni gana ni pierde

El experto cubano, Juan Triana, explica en otro texto pulbicado por la
revista OnCuba, las razones que lo llevan a creer que es demasiado
"alta" la meta de crecimiento del 2 por ciento previsto por el gobierno.

El economista achaca la severa crisis a la falta de dinamismo de la
empresa estatal y al temor a tomar riesgos en temas clave como la
inversión extranjera, la expansión de cooperativas y el reconocimiento
legal a la pequeña y mediana empresa privada.

"Debemos incorporar el riesgo a nuestro ADN o, mejor dicho, debemos
aprovechar el riesgo que ya tenemos incorporado a él y lograr conducirlo
hacia los fines de mejora del país. No puede seguir prosperando la idea
de que tomar riesgos está prohibido", expresó.

Me gustaría creer en los santeros cuando dicen que el "bien de
desenvolvimiento económico, firme y seguro que otorga Olofi" es la
profecía del año. La ciencia, por su parte, está indicando lo contrario,
dijo.

"Cuba sigue estando de moda (…) Sin embargo, podrían estarse acabando
nuestros 15 minutos de fama. Tenemos que aprovechar mientras dure esta
tremenda oportunidad", sentenció Triana.

Source: Economistas vs. santeros: ¿Qué le espera a los cubanos en 2017?
-
http://www.martinoticias.com/a/cuba-economia-ciencia-religion-expectativas/136580.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada